Explorando el complejo del templo de Philae: una guía para visitantes

Posted on

Explorando el complejo del templo de Philae: una guía para visitantes

El complejo del templo de Philae es uno de los lugares antiguos más fascinantes de Egipto. Originalmente se encontraba en la isla de Philae, un lugar sagrado con conexiones al culto de Isis que datan de miles de años. El actual complejo del templo fue iniciado por el faraón de la 30a dinastía Nectanebo I y fue agregado por los gobernantes de los períodos griego, romano y bizantino que siguieron.

A principios del siglo XX, el complejo se inundó parcialmente después de la construcción de la presa baja de Asuán. Más tarde, los planes para una segunda presa hicieron que la UNESCO lanzara un proyecto de salvación que reubicara los templos en un terreno más alto en la vecina isla de Agilkia. Hoy, el complejo continúa impresionando a los turistas de la misma manera que lo ha hecho durante siglos.

El complejo en tiempos antiguos

Una vez ubicada en una catarata del río Nilo, se creía que la isla de Philae era uno de los lugares de entierro del antiguo dios egipcio Osiris. Fue considerado sagrado para su esposa, Isis, por los egipcios y sus vecinos nubios y los arqueólogos han encontrado evidencia de que los templos que honran a Isis existieron en la isla al menos desde el siglo VI a. C. Hoy, la estructura sobreviviente más antigua, el Templo de Isis, se remonta a la época de Nectanebo I, que gobernó aproximadamente entre 380 y 362 a. C. Fue el fundador de la última dinastía nativa de faraones egipcios.

El complejo del templo fue agregado por los gobernantes ptolemaicos y romanos hasta el siglo III dC y fue un lugar de peregrinación para los seguidores del culto de Isis mucho después de que el cristianismo llegara a Egipto. De hecho, los templos solo se cerraron o se reutilizaron para uso cristiano en el siglo VI d. C., haciendo del complejo del templo de Filae uno de los últimos lugares de culto pagano del país. En la era victoriana, Philae era uno de los destinos más populares para los turistas europeos apasionados por la egiptología y sigue siendo un punto destacado de los cruceros por el Nilo en la actualidad.

El proyecto de reubicación

En 1902, la construcción de la presa baja de Asuán causó que la isla de Philae y su complejo de templos se inundaran durante la mayor parte del año. Los turistas podían explorar las ruinas parcialmente sumergidas en un bote de remos y los cimientos del templo se fortalecieron para ayudarlos a soportar el daño anual de la inundación. Sin embargo, los ladrillos se incrustaron con limo de río y los colores de los fabulosos relieves del templo fueron eliminados. Cuando se revelaron los planes para la presa de Asuán en 1954, quedó claro que la isla de Philae pronto estaría completamente sumergida, y sus antiguos tesoros se perderían para siempre.

Como resultado, la UNESCO lanzó su Campaña internacional para salvar los monumentos de Nubia en 1960. El proyecto excavó y registró cientos de sitios y recuperó miles de artefactos que pronto desaparecerían bajo el agua. También hizo planes para reubicar varios de los templos más importantes de la región, incluido Abu Simbel (ubicado a orillas del lago Nasser) y el complejo del templo de Philae. En Philae, se construyó una presa de cofre para mantener a raya el agua del río mientras se limpiaban, medían y desmantelaban los monumentos.

El templo y los santuarios y santuarios que lo acompañan fueron trasladados ladrillo por ladrillo a la cercana isla de Agilkia y reconstruidos minuciosamente en terrenos más altos. En nombre de la autenticidad, Agilkia incluso fue ajardinada para que coincida con el entorno original del templo en la isla de Philae.

El templo de isis

Los turistas modernos llegan en barco y comienzan su recorrido en la parte más antigua del Templo de Isis, el Quiosco de Nectanebo. La entrada al templo principal está custodiada por el Primer Pilón, una puerta monumental de 18 metros de altura decorada con relieves increíbles. Estos relieves se atribuyen a varios faraones y reyes ptolemaicos diferentes e incluyen una famosa representación de Ptolomeo XII Neos Dionysos enviando una banda de enemigos. Isis, Horus de Edfu, Hathor y varios otros miembros del panteón egipcio también aparecen.

Después de pasar por el Primer Pilón, los visitantes se encuentran en la explanada del templo. Las columnatas a ambos lados proporcionan entrada a varias habitaciones, incluida la Casa del Nacimiento. Este intrigante edificio fue dedicado a Isis en honor al nacimiento de su hijo, Horus, y contiene relieves que representan escenas de la infancia del dios con cabeza de halcón. En el pasado, los faraones realizaban rituales aquí para celebrar la leyenda de Isis (que incluía su propia descendencia de Horus, legitimando así su derecho divino a gobernar).

Un segundo pilón conduce al vestíbulo del templo interior. Cuenta con ocho magníficas columnas, mientras que las cruces coptas talladas en las paredes muestran cómo el templo se transformó en un lugar de culto cristiano durante la era bizantina. Más allá del vestíbulo se encuentra el santuario, donde los santuarios de granito alguna vez tuvieron una estatua de oro de Isis y la barca en la que viajaba. Desde entonces, estos han sido trasladados a museos en París y Florencia.

Otros edificios notables

Aunque el Templo de Isis es la atracción principal del complejo, hay una serie de otros monumentos que valen la pena. Estos incluyen el Templo de Hathor, que fue construido por los reyes ptolemaicos Philometor y Euergetes II y más tarde agregado por el emperador Augusto. La Puerta de Adriano presenta relieves encargados por los emperadores romanos Adriano, Marco Aurelio y Lucio Vero; mientras que el inacabado pero innegablemente hermoso Quiosco de Trajano era un tema favorito de los pintores victorianos. Las ruinas cristianas incluyen los restos de un monasterio y dos iglesias coptas.

Como visitar

Hay varias formas de visitar el complejo del templo de Philae. La isla de Agilkia figura en el itinerario de la mayoría de los cruceros que surcan el río entre Luxor y Asuán. Alternativamente, muchos operadores ofrecen recorridos de un día desde Asuán que llevan a los turistas al complejo del templo de Philae, así como a atracciones cercanas como el Obelisco Inacabado y la Presa Alta de Asuán. También es posible organizar una visita de forma independiente. Simplemente tome un taxi desde Asuán hasta el templo de Marina Philae, donde los barcos oficiales esperan para transportar a los visitantes a la isla de Agilkia.

Una de las formas más populares de visitar el complejo es a través del espectáculo de luz y sonido de Philae. Este espectáculo después del anochecer utiliza luces de colores, proyecciones láser y comentarios de audio para resucitar a los faraones de antaño y dar vida dramática a la leyenda de Isis, Osiris y Horus. Las presentaciones están disponibles en varios idiomas, incluidos inglés, francés, alemán y español. Los operadores turísticos ofrecen ofertas de paquetes para el espectáculo de luz y sonido que incluyen tarifas de entrada, transporte fluvial, guía y recogida y regreso al hotel.

Admisión y horario de apertura

El horario habitual de visitas es de 7 a.m. a 4 p.m. (octubre a mayo) o de 7 a.m. a 5 p.m. (junio a septiembre). La entrada cuesta 50 EGP (aproximadamente $ 3) para adultos y 25 EGP para estudiantes. Si sus habilidades de regateo están a la altura, puede esperar pagar alrededor de 10 EGP por un viaje de regreso en barco desde el continente a la isla de Agilkia, aunque los barqueros generalmente intentarán cobrar más. Las entradas para el espectáculo de luz y sonido cuestan $ 14 por persona.